TESTIMONIO DE UN EX ADICTO A LAS PROSTITUTAS Y ALCOHOL

Entregue mi vida a Cristo en el año 2000, lleno de problemas y lleno de dudas, venia de un trasfondo fuerte de adicción al alcohol y las prostitutas, robaba a mis padres y hermanos para conseguir dinero para pagar a las prostitutas.

Llegue al extremo de llevarlas de madrugada a las casa de mis padres, pues yo vivía con Ellos, ha veces hasta cuatro veces por semana,  y cuando no tenía mucho dinero, me iba de madrugada a buscar a las prostitutas del centro de Lima, tal como Rufino Torrico,  o a un prostíbulo de aquellos tiempos  llamado “LA NENE”,  totalmente solo, no tenia miedo que me asalten o me maten, en todas esas veces estaba totalmente borracho, y si no probaba drogas, era por que en mi tierra esas cosa no se conocían, otras veces me iba aun hotel por la cuadra 1era dela Av.Arenales, y de allí llamaba a los prostitutas, terminado el acto de satisfacción ellas se iban, y yo me quedaba solo, y despertaba en la mañana triste , deprimido, y sin dinero, y recién allí me iba a mi casa.

Como me empezaba a dar cuenta, cada día me iba más a pique, cada vez mas fondo tocaba, y quería de alguna manera parar toda esa “caída libre”. Empezaba a querer poner de mi parte, pero era muy débil, cuando estaba sano me hacia la promesa que ya no volvería a tomar licor ni llamar a las prostitutas, pero bastaba un vaso de cerveza, y el teléfono de las prostitutas se encendía en mi cabeza, y no había quien me pare o impida, y volvía a llamarlas o buscarlas en forma descontrolada, muchas  veces en ese camino de llamarlas a las prostitutas, yo quería dejar de llamarlas, pues me decía eso me hace daño, a la salud, al bolsillo, etc., pero no podía colgar o volver a llamarlas y cancelar toda cita, hasta lloraba, de frustración, por  que el vicio era mas fuerte que yo, así pasaba los días, y se acercaba el inicio del año 2000, y me decía esto no puede seguir así. Yo no voy a terminar el fin de mis días con este tipo de vida, hasta que Papa Dios estaba pendiente de mi, pues dice en su palabra “Mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia. —Romanos 5:20”, envió a su obrera, una amiga dela Universidad, me empezó a predicar, yo la había vuelto a ver después de varios años, veía un brillo en su ojos, estaba llena del gozo y alegría. Y me dijo “¿Que crees que me ha pasado?”,  en mi ignorancia sobre el gozo del señor, le dije “seguro que te has enamorado, o te vas a casar”, Ella se rió, y me dijo te voy a llevar a un lugar, donde alguien también a ti te puede cambiar, yme invitó  a su Iglesia, y allí Papa Dios , en su infinita misericordia, toco la puerta de mi vida, para que yo lo habrá y lo haga pasar, y El ingresó, limpio mi pecado, cauterizó mis heridas mas graves de mi alma, y me empezó a  restaurar, dice en su palabra “”Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos (Apocalipsis 3.20)”.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17)”, a la fecha de hoy , Agosto del 2011, ya no he vuelto a probar un vaso de licor, ya no he vuelto a llamar a las prostitutas, y ya no me da miedo recordar ese número de teléfono, que antes tenía pánico. Pues dice en su palabra, “El vino a dar libertad a los cautivos (Mato 10.26)”.

Si tu amigo que estas leyendo este testimonio, y piensas que por  casualidad lo encontraste, déjame decirte que no es así, Papá Dios te esta llamando a sus caminos, y no tengas miedo, pues escrito está ““Vine a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10)”, El hoy día vino ha buscar y salvar tu alma. Lo único que  tienes que hacer es repite esta oración que traerá salvación a tu vida, y  arreglará todos tus problemas, estuve orando a Papá Dios , que este texto llegue a las personas mas necesitadas de Dios, quizás gente a punto de suicidarse, gente en máxima emergencia, como se que tu eres uno de ellos, repite conmigo esta oración: “Señor Jesús, yo creo que tu eres el Señor, y que resucitaste a los tres días, te doy gracias por el sacrificio que hiciste por mi en la cruz, te pido que perdones todo lo malo que hasta ahora he hecho, Señor Jesús entra hoy en mi vida, te lo pido Padre Amado en el nombre de tu hijo amado Jesús, Amén”.

Bien amigo, te invito que vayas este Domingo, a la iglesia cristiana mas cerca de tu casa, y lleva tu ofrenda o diezmo, como agradecimiento, y allí te enseñaran a andar en los caminos de Dios.

Déjame tus comentarios o escríbeme.

About these ads